//
The Dignity Campaign
We need an immigration policy and law that is based on dignity, and human, labor and civil rights for all people. One that recognizes that migration, immigration and the movement of people is a permanent feature of globalization caused by social and political forces and policies over which migrants themselves have no control.Over 200 million people now live outside their country of birth, as they search for stable sustainable employment to support their families. And that number grows every year. Regional wars, unequal trade agreements and continued environmental degradation all contribute to the displacement of people. So long as trade agreements like NAFTA and CAFTA create economic refugees, nothing will stop the movement of people.Migration is not an accidental byproduct of the free trade system. The economies of the U.S. and other wealthy countries depend on the labor provided by a constant flow of people.

Immigration policy based on producing a labor supply for employers has two consequences. The displacement of communities is an unspoken policy, because it is needed to produce workers. Inequality in the countries where those workers go also becomes official policy. Congress and the administration aren’t trying to stop migration; they are managing migration as a source of vulnerable, low wage labor.

U.S. immigration policy has historically been designed to supply labor to employers at a cost determined by employers. And at its most overt, that labor supply policy has made workers vulnerable to employers, who can withdraw their right to stay in the country by firing them.

Recently the Council on Foreign Relations proposed two goals for U.S. immigration policy. “We should reform the legal immigration system,” it advocated, “so that it operates more efficiently, responds more accurately to labor market needs, and enhances U.S. competitiveness.” This essentially calls for continuing use of migration to supply labor at competitive, or low, wages. “We should restore the integrity of immigration laws,” the Council went on to say, “through an enforcement regime that strongly discourages employers and employees from operating outside that legal system.” This couples an enforcement regime like the one at present, with its raids and firings, to that labor supply scheme.

More accurately, immigration policy determines the status of people once they’re here. It enforces inequality among workers in rights and in economic and social status. That inequality then produces lower wages and higher profits.

Immigration policy has a history of treating people differently based on their race, and the part of the world from which they came. For decades no visas were required for people from Europe, for instance, while Chinese immigration was prohibited and migrants languished on Angel Island. The roots of differences in status go back to slavery itself, with its forced migration and institutionalized inequality.

All the immigration reform bills in Congress share the assumption that immigrants, even those with visas, shouldn’t have the same rights as the people in the community around them. For those without visas, the exclusion and inequality is fiercer. And this is not a de facto exclusion or denial of rights. It is dejure denial, written into law, that justifies immigration raids in Massachusetts and Mississippi, racial profiling in Arizona, the firings of sewing machine operators in Los Angeles and janitors in San Francisco, and ankle bracelets, detention and kangaroo courts for meatpacking workers in Iowa.

The U.S. faces a choice in the direction for our immigration policy. A corporate agenda on migration is promoted by powerful voices in Washington DC, like the Council on Foreign Relations and the employers’ lobby, the U.S. Chamber of Commerce and the Essential Worker Immigration Coalition (think Wal-Mart, Marriott, Tyson Foods…). They propose managing the flow of migration with more guest worker programs, and increased penalties against those who try to migrate and work outside this system. Some of their proposals also contain a truncated legalization for the undocumented, but one that would disqualify most people or have them wait for years for visas, while removing employer liability for the undocumented workers they’ve already hired.

So What Do We Want?

First, we want legalization. We want the 12 million people without legal status to gain green cards, without a waiting period. We do not want immigration used as a cheap labor supply system, with workers paying off recruiters to get here and, once here, frightened and exploitable because they fear deportation if they lose their jobs.

We call for repeal of the laws that make work a crime. We call for an end to detention centers, ankle bracelets, firings, raids and no-match letters.

Migrants deserve equality and the same rights that other worker have. This includes equal rights to jobs, schools, medical care, a decent place to live, and the right to walk the streets or drive our cars without fear.

Migrants also have the right to reunite their families here in the U.S. without long separations, and this right should be extended to same sex partners.

Our current policy treats the border like a war zone, where civil rights are suspended. What we need, instead, is peace and demilitarization of the border, so that communities can live in friendship and cooperation, where people enjoy expanded rights and equality. The kangaroo courts, private detention centers, and walls on the border must all be eliminated. Our policies should also not divide indigenous communities and families who have lived in the regions along the Mexico and Canadian borders long before those borders or countries existed.

Our government must stop negotiating trade agreements like NAFTA and CAFTA, and instead, prohibit trade and economic policies that cause poverty and displacement. We have to make sure that U.S. trade or other foreign policies don’t plunge families in Mexico, El Salvador or Colombia into poverty, forcing a new generation of workers to leave home to find jobs in furniture factories and laundries, office buildings and packing plants, on construction sites, or in the gardens and nurseries of the rich.

Families in countries where people are displaced by free trade and neoliberal policies also have a right to survive, a right to not migrate. To make that right a reality, our policies should promote economic development that produces jobs, productive farms, good schools and healthcare.

None of the immigration reform proposals currently before Congress address the root causes of migration. Immigration enforcement will never keep people from crossing borders, or prevent them from working.

Instead we are getting the same immigration reform proposals put forward in the Bush Administration, driven primarily by corporate employers’ reliance on an exploitable workforce. Those proposals continue to criminalize the immigrant population with heavy enforcement provisions, and deny them the same human rights as the rest of the U.S. population.

We have to raise our expectations for reform — beyond the limits of beltway lobbyists and employers — to achieve true and just immigration reform. We have to fight for solutions that we believe are in the best interest of immigrants themselves, and of all working people, immigrant and non-immigrant alike.

Is this possible?

Our own history tells us that a better direction is not only possible, but was partially achieved by the civil rights movement. In 1964, heroes of the Chicano movement like Bert Corona, Ernesto Galarza, Cesar Chavez and Dolores Huerta forced Congress to end the bracero program. The next year, Filipinos and then Mexicans went out on strike in the fields of Coachella and Delano, and the United Farm Workers was born.

That year, 1965, those leaders together with many others went back to Congress. Give us a law, they said, that doesn’t make workers into braceros or criminals behind barbed wire, or slaves for growers. Give us a law that affirms that family unity and the rights of our communities are essential. That was how we won the family preference system. The people’s movement won that law.

That fight is not over.

The Obama Administration won office on its promise of Change We Can Believe In. Now is the time to press for the changes in immigration reform that will benefit immigrant and migrant communities, and all working people. We may not have this opportunity for another 15 to 20 years.

“If there is going to be change, real change, it will have to work its way from the bottom up, from the people themselves. That’s how change happens.” — Howard Zinn. We have to create the change we want. We forget that Black people were slaves, and even after they were ‘freed’ there was still racism and segregation; that women, African Americans and other people of color had to fight for the right to vote; that it was illegal for Black people, Filipinos, and other people of color to marry white people, and on and on. There was a time when people believed these were ‘truths’ that could never be changed. It took peoples movements based on a belief in equal rights and justice for all, to inspire and make the changes that were necessary.

We can have an immigration system that respects human rights. We can stop deportations.
We can win security for working families on both sides of our borders. It’s up to us to make the changes that we need. At the same time, we also have to fight for basic needs like jobs, education, housing, healthcare and justice for all. If we fight together, we can create a more just society for everyone — immigrant and non-immigrant alike.

It is possible. Si se puede.

La Campana de la Dignidad       

Necesitamos una política de inmigración y de derecho que se basa en la dignidad y el trabajo humano y los derechos civiles para todas las personas. Que reconoce que la migración, la inmigración y el movimiento de personas es una característica permanente de la globalización causada por fuerzas sociales y políticas y las políticas sobre las que los propios migrantes no tienen ningún control.

Más de 200 millones de personas viven fuera de su país de nacimiento, en su búsqueda de empleo sostenible estable para mantener a sus familias. Y ese número crece cada año. Las guerras regionales, los acuerdos comerciales desiguales y la continua degradación ambiental, contribuyen al desplazamiento de personas. En tanto que los acuerdos comerciales como el NAFTA y el CAFTA crea refugiados económicos, nada va a detener el movimiento de personas.

La migración no es un subproducto accidental del sistema de libre comercio. Las economías de los EE.UU. y otros países ricos dependen de la mano de obra proporcionada por un flujo constante de personas.

Política de inmigración basada en la producción de una oferta de trabajo para los empleadores tiene dos consecuencias. El desplazamiento de las comunidades es una política tácita, ya que se necesita para producir los trabajadores. La desigualdad en los países donde los trabajadores van también se convierte en política oficial. Congreso y el gobierno no está tratando de detener la migración, sino que son la gestión de la inmigración como fuente de mano de obra vulnerable, de bajos salarios.

EE.UU. la política de inmigración que históricamente ha sido diseñado para la oferta de trabajo a los empleadores a un costo determinado por los empleadores. Y en su más abierta, que la política de oferta de trabajo ha hecho a los trabajadores vulnerables a los empleadores, que pueden retirar su derecho a permanecer en el país por un pelotón de ellos.

Recientemente, el Consejo de Relaciones Exteriores propuso dos objetivos para la política de EE.UU. de inmigración. “Debemos reformar el sistema de inmigración legal”, se defendió, “para que funcione de manera más eficiente, responde con mayor precisión a las necesidades del mercado de trabajo, y mejora la competitividad de los EE.UU..” Básicamente, esto requiere el uso continuo de la migración de mano de obra a precios competitivos, o los bajos salarios,. “Debemos restaurar la integridad de las leyes de inmigración”, fue el Consejo de decir, “a través de un régimen de aplicación que es claramente hostil a los empleadores y los empleados de operar fuera del sistema legal.” Esto parejas un régimen de aplicación como la que en la actualidad, con sus redadas y los despidos, en este esquema de oferta de trabajo.

Más precisamente, la política de inmigración determina el estado de las personas una vez que están aquí. Se impone la desigualdad entre los trabajadores de los derechos y en la situación económica y social. Que la desigualdad se produce salarios más bajos y mayores ganancias.

La política de inmigración tiene una historia de tratar a las personas de manera diferente en función de su raza, y la parte del mundo de la que proceden. Durante décadas, no se requiere visado para las personas de Europa, por ejemplo, mientras que la inmigración china fue prohibida y los migrantes languideció en la Isla Angel. Las raíces de las diferencias en el estado de volver a la esclavitud, con su migración forzada y la desigualdad institucionalizada.

Todos los proyectos de reforma migratoria en el Congreso comparten la suposición de que los inmigrantes, incluso aquellos con los visados, no debería tener los mismos derechos que las personas de la comunidad que les rodea. Para los que no tienen visas, la exclusión y la desigualdad es más feroz. Y esto no es una exclusión de facto o de negación de los derechos. Es la negación de jure, inscrito en la ley, que justifica las redadas de inmigración en Massachusetts y Mississippi, la discriminación racial en Arizona, los despidos de los operadores de máquina de coser en Los Angeles y limpieza en San Francisco, y brazaletes en el tobillo, la detención y los tribunales canguro para los trabajadores de empacadoras de carne en Iowa.

Los EE.UU. se enfrenta a una elección en la dirección de nuestra política de inmigración. Una agenda de las empresas en materia de migración es impulsada por voces poderosas en Washington DC, como el Consejo de Relaciones Exteriores y el lobby de los empresarios, la Cámara de Comercio de EE.UU. y la Coalición de Inmigración de Trabajadores Esenciales (que Wal-Mart, Marriott, Tyson Foods …). Ellos proponen la gestión del flujo de la migración con más programas de trabajadores huéspedes, y aumenta las penas contra los que tratan de emigrar y trabajar fuera de este sistema. Algunas de sus propuestas también contienen una legalización truncada para los indocumentados, sino que se descalifica la mayoría de la gente o hacer que esperar años para los visados, mientras se quita la responsabilidad del empleador para los trabajadores indocumentados que ya han contratado.

Entonces, ¿qué queremos?

En primer lugar, queremos la legalización. Queremos que los 12 millones de personas sin estatus legal para obtener tarjetas de residencia, sin un período de espera. No queremos que la inmigración utilizado como un sistema de oferta de trabajo barata, con los trabajadores el pago de los reclutadores para llegar hasta aquí y, una vez aquí, asustado y explotación, porque temen ser deportados si pierden su empleo.

Hacemos un llamado a la derogación de las leyes que hacen el trabajo de un crimen.Hacemos un llamado a poner fin a los centros de detención, tobilleras, los despidos, las redadas y las cartas No-Match.

Los migrantes merecen la igualdad y los mismos derechos que otro trabajador tiene.Esto incluye la igualdad de derechos de puestos de trabajo, escuelas, atención médica, un lugar decente para vivir, y el derecho a caminar por la calle o conducir nuestros coches, sin miedo.

Los migrantes también tienen derecho a reagrupar a sus familias aquí en los EE.UU., sin separaciones de largo, y este derecho debe hacerse extensivo a las parejas del mismo sexo.

Nuestra política actual trata a la frontera como una zona de guerra, donde los derechos civiles están suspendidos. Lo que necesitamos, en cambio, es la paz y la desmilitarización de la frontera, de modo que las comunidades puedan vivir en amistad y cooperación, donde la gente disfruta de ampliación de derechos y la igualdad. Los tribunales canguro, centros privados de detención, y los muros en la frontera deben ser eliminados. Nuestras políticas no deberían también dividen a las comunidades indígenas y familias que han vivido en las regiones a lo largo del tiempo las fronteras de México y Canadá antes de que esas fronteras o países existía.

Nuestro gobierno debe dejar de negociar acuerdos comerciales como el NAFTA y el CAFTA, y en su lugar, prohibir el comercio y las políticas económicas que causan la pobreza y el desplazamiento. Tenemos que asegurarnos de que EE.UU. comerciales u otras políticas extranjeras no corráis familias en México, El Salvador o Colombia en la pobreza, lo que obligó a una nueva generación de los trabajadores a salir de casa para buscar trabajo en las fábricas de muebles y lavanderías, edificios de oficinas y plantas de empaque , en obras de construcción, o en los jardines y viveros de los ricos.

Familias en los países donde las personas son desplazadas por el libre comercio y las políticas neoliberales también tienen derecho a sobrevivir, el derecho a no migrar. Para hacer que ese derecho sea una realidad, nuestras políticas deben promover el desarrollo económico que produce empleos, granjas productivas, buenas escuelas y atención médica.

Ninguna de las propuestas de reforma de inmigración en la actualidad antes de dirigirse al Congreso las causas de la migración. Control de la inmigración no impedirá que las personas cruzan las fronteras, o impedir que funcionen.

En su lugar, a encontrar las propuestas de inmigración mismas reformas presentadas en la Administración Bush, impulsado principalmente por la dependencia de los empleadores corporativos en una fuerza de trabajo explotable. Las propuestas continúan criminalizando la población inmigrante con las disposiciones de aplicación pesada, y les niegan los mismos derechos humanos que el resto de la población de los EE.UU..

Tenemos que elevar nuestras expectativas para la reforma – más allá de los límites de los grupos de presión circunvalación y los empleadores – para lograr la verdadera y justa reforma migratoria. Tenemos que luchar por las soluciones que creemos que son en el mejor interés de los propios inmigrantes, y de todos los trabajadores, tanto inmigrantes y no inmigrantes.

¿Es esto posible?

Nuestra propia historia nos dice que una mejor dirección no sólo es posible, pero se logró en parte por el movimiento de derechos civiles. En 1964, los héroes del movimiento chicano como Bert Corona, Ernesto Galarza, César Chávez y Dolores Huerta, obligó al Congreso a poner fin al programa de los braceros. Al año siguiente, los filipinos y los mexicanos se pusieron en huelga en los campos de Coachella y Delano, y el Sindicato de Trabajadores Agrícolas nació.

Ese año de 1965, los líderes, junto con otros muchos se fueron de vuelta al Congreso.Nos dan una ley, dijeron, eso no significa que los trabajadores en braceros o los criminales detrás de las alambradas, o como esclavos para los productores. Nos dan una ley que afirma que la unidad familiar y los derechos de nuestras comunidades son esenciales. Así fue como ganamos el sistema de preferencia familiar. El movimiento popular ha ganado ese derecho.

Esa lucha no ha terminado.

La Administración Obama ganó la presidencia con su promesa de cambio que podemos creer. Ahora es el momento para presionar por los cambios en la reforma migratoria que beneficie a las comunidades de inmigrantes y emigrantes, y todos los trabajadores. Puede que no tengamos esta oportunidad por 15 a 20 años.

“Si no va a haber un cambio, un cambio real, tendrá que trabajar su camino de abajo hacia arriba, del pueblo mismo. Así es como ocurre el cambio “-. Howard Zinn.Tenemos que crear el cambio que queremos. Nos olvidamos de que la gente Negro eran esclavos, e incluso después de que fueron “liberados” no era todavía el racismo y la segregación, que las mujeres, los afroamericanos y otras personas de color tenían que luchar por el derecho al voto, que era ilegal que la gente Negro, filipinos, y otras personas de color a casarse con personas de raza blanca, y así sucesivamente. Hubo un tiempo cuando la gente creía que se trataba de “verdades” que no se podía cambiar. Tomó movimientos de los pueblos sobre la base de la creencia en la igualdad de derechos y justicia para todos, para inspirar y hacer los cambios que eran necesarios.

Podemos tener un sistema de inmigración que respete los derechos humanos.Podemos detener las deportaciones.
Podemos ganar la seguridad de las familias que trabajan en ambos lados de nuestras fronteras. Depende de nosotros hacer los cambios que necesitamos. Al mismo tiempo, también tenemos que luchar por las necesidades básicas como empleo, educación, vivienda, salud y justicia para todos. Si luchamos juntos, podemos crear una sociedad más justa para todos – inmigrantes y no inmigrantes por igual.

Es posible. Si Se Puede.



Comments are closed.

%d bloggers like this: